30.2 C
Miami
martes, mayo 28, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    10 errores comunes al viajar a París, según un parisino

    Planificar un viaje a París, la ciudad de la luz y el amor, es emocionante, pero también puede ser abrumador, especialmente para aquellos que visitan por primera vez. Esta metrópolis encantadora, conocida por su rica historia, arte incomparable y gastronomía de renombre mundial, ofrece una experiencia única que puede verse fácilmente opacada por errores comunes de planificación y expectativas.

    En nuestra guía «10 errores de viaje que debe evitar en tu próximo viaje a París», desvelamos las trampas más frecuentes en las que caen los turistas y proporcionamos consejos prácticos para maximizar su disfrute en esta magnífica ciudad. Desde desaciertos en la gestión del tiempo hasta pasos en falso culturales, aprender de estos errores comunes asegurará que su aventura parisina sea tan mágica y memorable como siempre soñó.

    1. No decir «Bonjour» al entrar o «S’il Vous Plait» y «Merci» lo suficiente

    Es una de las primeras cosas que nos enseñan en primaria: Cuidado con las «P» y las «Q». En París, también es imperativo decir «hola» («bonjour» si es de día, «bonsoir» si es de noche) al entrar en una tienda o restaurante. También se fomenta el contacto visual.
    Saluda a tus congéneres. Si te acercas a alguien en una tienda y lanzas directamente una pregunta antes de decir «bonjour», de seguro, comprensiblemente, la persona no estará contenta. En caso de duda, empieza simplemente con «bonjour».

    2. Esperar el agua y la cuenta en los restaurantes

    Comer y beber en París es un pasatiempo favorito que hay que tomarse en serio, tanto que no te apresurarán a salir por la puerta al terminar de comer. Comer es un momento para saborear tanto los platos como la compañía. Por eso la cuenta no llegará tan pronto como se hayan retirado los platos y hayas bebido el último sorbo de agua.

    A propósito, lo más probable es que tengas que pedir agua – «une carafe d’eau, s’il vous plait», si solo quieres agua del grifo-, a menos que estés en un restaurante súper elegante. La cuenta solo se dejará caer sobre la mesa cuando la pidas («l’addition, s’il vous plait»).

    3. Olvidarse de reservar con antelación en los restaurantes

    La mayoría de los restaurantes de renombre exigen reserva previa. Para algunos, eso significa la noche anterior. Para otros, con una semana o un mes de antelación. En cualquier caso, es importante apuntarse en la lista.
    En París, los comedores son mucho más pequeños y, a diferencia de lo que ocurre en ciudades americanas como Los Ángeles o Nueva York, no les interesa tanto dar la vuelta a las mesas y aumentar el número de comensales como preparar algo delicioso durante el horario de cocina establecido.
    Por lo general, este horario se sitúa entre las 12.00 y las 14.15 para el almuerzo y entre las 19.00 y las 22.30 para la cena, aunque hay restaurantes y cafés que abren todo el día (busque carteles que digan «servicio continuado»).
    No todo el mundo viaja para comer, pero si lo haces, planifica con antelación y haz una reserva. Muchos restaurantes disponen de sistemas en línea para que no tengas que preocuparte de si usar «tu» o «vous» al dirigirte a la persona por teléfono. (Para estar seguro, usa siempre «vous»).

    4. Visitar en agosto o diciembre

    Si viajas para comer en un lugar con estrella Michelin o en la nueva tienda pop-up de un chef que sigue en Instagram, evita visitarlo en agosto o diciembre, cuando muchos restaurantes cierran por vacaciones.
    Si es la primera vez que visitas la ciudad o no te gustan mucho los cruasanes y crees que todas las baguettes son iguales, los monumentos, museos y parques seguirán abiertos. Pero, en general, la ciudad tiene un aire tranquilo y cerrado durante estos dos meses. A algunos les encanta, mientras que a otros les encanta el bullicio.

    5. Tomar un café en una cafetería de la esquina

    Todavía está permitido fumar en las terrazas, así que espera que lo que pidas venga acompañado de humo de segunda mano. Y el café en estos lugares no es bueno. Es mejor que pidas vino o cerveza si lo único que quiere es beber y disfrutar de la escena.

    Los amantes de los granos de calidad deberían ir a cualquiera de las nuevas cafeterías artesanales que proliferan en París para disfrutar de un auténtico filtre (café largo y negro de goteo) o de una crème cuya espuma no sea el equivalente a las burbujas de un baño excesivamente jabonoso.

    6. Comprar una baguette en lugar de una tradición

    En la panadería, pida una tradition (tradi, si quieres parecer un lugareño) en lugar de una baguette. Esta última es blanca por dentro, puede hacerse con cualquier ingrediente y suele fabricarse en serie, por lo que no es tan deliciosa. Una tradi solo puede contener harina, sal, agua y levadura y suele hacerse a mano en el propio local; por eso es mucho más sabrosa.

    7. Comer o beber sobre la marcha

    Hablando de comer o beber sobre la marcha, los parisinos no lo hacen. De nuevo, la comida y la bebida están pensadas para disfrutarlas e ingerirlas despacio, no con prisas, encima del ordenador o en el metro.

    El café rara vez se pide para llevar o se toma en el camino; incluso comer manzanas o plátanos en la calle puede provocar la burla de la gente. Y aunque en la mesa también hay ciertas normas -como la forma correcta de cortar el queso o de servir el vino-, los parisinos son, en definitiva, un grupo internacional, así que si quieres comerte una hamburguesa o un trozo de pizza con las manos mientras ellos cortan las suyas con tenedor y cuchillo, adelante.

    8. Tocar cualquier cosa sin preguntar

    Cuando se trata de tocar algo, no lo hagas. O, como dicen los franceses, «ne touchez pas». Ahora que todos vivimos en un universo Covid-19, esto debería ser evidente. Pero los mercados se han vuelto más estrictos. Antes, los vendedores dejaban a los compradores elegir sus propios melocotones, ciruelas y setas pleurotas, pero ahora es mejor preguntar antes.
    La misma regla se aplica en cualquiera de los brocantes (mercadillos) de fin de semana que salpican las calles de los barrios. Muchos de los artículos a la venta son valiosos y frágiles, así que es mejor captar la atención del vendedor y señalarle con el dedo en lugar de acariciar el juego de sal y pimienta de porcelana como si ya fuera tuyo.

    9. Comprar un abono semanal y tirar los billetes de metro

    A partir del 2022, el sistema de transporte urbano eliminará por fin los billetes de papel. Aún existen, y mucha gente prefiere comprar un puñado de billetes en lugar de pasarse a la tarjeta digital Navigo, que puede comprarse y recargarse en línea o a través de la aplicación.
    Si piensas seguir utilizando los billetes de papel, es importante que conserves el billete usado hasta que salga de la estación en su destino. Puede que te tiente tirarlo inmediatamente, pero el metro está muy vigilado y te multarán si no tienes un billete que demuestre que ha pagado el viaje.
    Dicho esto, muchos lugares populares de París están tan cerca unos de otros que quizá te apetezca caminar y disfrutar de las atracciones por el camino. A menos que vaya a pasar aquí una larga estancia o vaya a ir y volver de un lugar concreto con regularidad, no te molestes en comprar un pase de una semana.

    10. Pedir un taxi en plena calle

    Si no te apetece caminar o coger el metro, hay servicio de autos por todas partes, incluidos los taxis de la vieja escuela (los oficiales dicen «Taxi Parisien» o «G7» en el vehículo). Los taxis oficiales llevan la inscripción «Taxi Parisien» o «G7» en el vehículo. Dicho esto, Uber está muy extendido, así que también puedes pedir uno desde donde estés.
    Las tarifas varían según el destino, pero desde el aeropuerto son siempre las mismas: desde Charles de Gaulle, un Taxi Parisien o un Uber privado cuesta 53 € a la orilla derecha y 58 € a la orilla izquierda; desde Orly, 32 € a la orilla izquierda y 37 € a la orilla derecha.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.