El territorio del Loira Atlántico, en Francia, promete hacer realidad la fantasía de muchos de dormir en un castillo de la aristocracia. Esta experiencia traslada a los huéspedes a otras épocas, a la vez de que se desconectan de la realidad mientras gozan de paseos por jardines exquisitos y conocen de su historia y personalidades más transcendentales.

Existen varios castillos del Loira Atlántico donde literalmente podrás experimentar cómo es pasar una noche como los reyes. Hoy te invitamos a conocer los más espléndidos.

Hotel Château du Grand-Lucé

Diseñado para acoger a la realeza y a los célebres filósofos de las Luces a finales del siglo XVIII, el castillo de Le Grand-Lucé fue edificado por el barón Jacques Pineau de Viennay, consejero predilecto de Luis XV. Desde 2019 aloja un hotel de 17 habitaciones y suites elegantes, todas engalanadas con muebles antiguos con telas atractivas de Pierre Frey, Jean-Paul Gaultier y Christian Lacroix.

El escenario de estos dormitorios traslada a los huéspedes a otra época. Este lugar exclusivo se encuentra envuelto de un bosque y un lago, y los huéspedes pueden pasear por los acicalados jardines de estilo francés e inglés con estatuas regaladas por Luis XV, nadar en la fuente transformada en piscina o catar las especialidades del restaurante Le Lucé.

Castillo de la Flocellière

Ubicado en el corazón de la provincia de la Vendée, el castillo de la Flocellière ya se alude en documentos del siglo XI. El vizconde Patrice Vignial encanta a sus invitados contando la historia de su castillo. La suma arquitectónica del castillo de la Flocellière manifiesta el paso de los siglos y es uno de los pocos castillos que ha estado ocupado durante casi mil años. Su fastuoso torreón medieval y una de las alas del antiguo invernadero sujetan varios jardines de árboles centenarios, como el jardín de estilo italiano y jardín romántico.

El castillo de la Flocellière es visitado para tener una experiencia única, para cumplir el deseo de conocer los secretos que guardan sus muros centenarios, para embelesarse mientras se toma el té acompañado de los famosos dulces que elabora la anfitriona, y para terminar el día disfrutando del lujo de sus dormitorios y de una hermosísima cama con dosel.

Craon, el pequeño Versalles de la Mayenne

Este castillo familiar de la región de Mayenne es viva muestra de la arquitectura neoclásica del siglo XVIII. Edificado para ser visto desde lejos, el castillo de Craon se mantiene en una fase de conservación portentosa.

Es un genuino palacio en el campo, situado en un entorno sorprendente formado por un jardín de estilo francés y un enorme parque de estilo inglés de 47 hectáreas donde se pueden ver caballos, cabras o vacas, gansos, cisnes, patos y, en las márgenes del bosque, a veces, incluso ciervos. Los jardines tienen también invernaderos del siglo XIX, una capilla, un lavadero y una huerta.

Adentro se respira un estilo de vida característico del sur de la provincia de Mayenne. Lleno de muebles del siglo XVIII, su interior te sumerge en un castillo digno de Versalles. Desde la entrada hasta el salón de música, atravesando el comedor o el dormitorio ovalado, el castillo de Craon es un modelo de la vida aristocrática del antiguo sistema.

Los anfitriones brindan seis habitaciones llenas de historias de los ilustres invitados que pernoctaron entre sus muros. Éstas brindan hermosas vistas del jardín de estilo francés y del campo que envuelve sus tierras. Ambos favorecen a crear sensación de paz y sosiego. Los muebles de época y su decoración con tejidos franceses aumentan la experiencia de un viaje que traslada a otros tiempos.

Noirieux, una gran casa de campo

El castillo de Noirieux tiene unas vistas magníficas del Valle del río Loir. Además, cuenta con todo el encanto de una gran casa de campo con sillones de estilo Luis XV, un gran piano de cola, cortinas con motivos florales y monumentales ventanales que dan al jardín. En esta escapada rural, aparte de la gentileza de la acogida, se goza de la tranquilidad absoluta de su ambiente natural.

Antes de llegar al refinado bar negro y al restaurante gourmet, los huéspedes pasan por el salón pequeño y el grande. La sorprendente escalera de estilo art decó que lleva a los dormitorios desde la pequeña sala de estar, y que fue esbozada por el arquitecto parisino Robert Lesage, es toda una hazaña de elegancia que en breve cumplirá cien años.

Las habitaciones del castillo están engalanadas con un estilo clásico y refinado, lo que les da un aire de casa familiar antigua en la que cada aposento es único. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here