Este magnífico lugar de Chiapas es testigo de un singular fenómeno natural, que hace honor a su nombre. La franja selvática Lacandona aloja al Rio Santo Domingo, una corriente de agua que debe su enérgico caudal al irregular relieve del territorio.

Las incontables caídas de agua chocando con las rocas crean una masa parecida a un tipo de neblina o de cuerpo nuboso, de donde procede el nombre de Las Nubes. Las aguas con matices azul turquesa se lanzan al vacío de manera presurosa y con mucho ruido, en medio de panoramas naturales que podrás divisar en toda su magnificencia desde el mirador del lugar.

Al llegar a las cascadas, la luz del sol inunda el lugar con múltiples arcoíris y hasta sentirás que puedes tocarlos con tus manos. La emocionante escena en la que participarás al estar en el puente colgante de Las Nubes habrá retribuido por si sola el coste de efectuar el viaje. En Las Nubes hay también varios balnearios naturales de disímiles tamaños y honduras.

El Centro Ecoturístico Causas Verdes Las Nubes

El entorno natural de Las Nubes hizo viable la institución de un parque turístico ecológico con el Río Santo Domingo como fundamental atractivo para el turismo organizado. La selvática zona está rodeada de una gran variedad de plantas florales, entre las cuales coexisten hasta 267 diferentes tipos, tan sólo en orquídeas hay 50 especies.

Las Nubes también es el hogar de la Flor de Mayo y las Begonias, así como de una fauna silvestre variada, con más de 300 especies, teniendo como líderes a las garzas y los patos de agua.

Las Nubes se halla en un área indígena que tiene el apoyo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Este proyecto de auto-sustentación de los pueblos indígenas tiene como fin que los nativos se favorezcan del aprovechamiento racional de las bellezas naturales de los sitios donde viven.

La organización indígena ha determinado algunas normas para las visitas, como no ingresar armas de fuego, no transitar por los senderos después de las 10 pm y por supuesto no echar basura en este hermosísimo espacio natural.

Iniciando el recorrido

Partiendo río abajo desde el Ejido Las Nubes emprenderás un presuroso descenso, en el que irás valorando hermosas y tempestuosas corrientes de agua, algunas tan fuertes que son usadas para la práctica de deportes de riesgo como el rafting.

La Cascada Las Golondrinas es una catarata de agua uniforme y en ese lugar verás el llamativo vuelo de las aves que le dan su nombre, las cuales vuelan sin cesar y algunas hasta conservan sus nidos en la cueva que está atrás de la cortina de agua.

Otro interesante lugar de la excursión es el Cañón del Arco Iris, también llamado La Licuadora. Aquí te encargamos notar un fenómeno que sucede durante el día (cuando el caudal es más intenso), un magnífico arco iris creado por el sol y el agua al entrar en contacto con las piedras del fondo.

En algún momento del camino podrás extasiarte mirando el vasto paisaje de la Selva Lacandona y unas vistas más generales del Río Santo Domingo. En el lugar hay una cueva y es aquí donde la cosa se torna extrema, con muros naturales donde se realiza rapel y ascenso y una larga tirolesa que cruza la selva. Si eres amante de la naturaleza y quieres una buena dosis de adrenalina, ten por seguro de que no te arrepentirás de haber acordado este recorrido.

Tours

Si deseas poner tus vacaciones en manos de los más entendidos de la zona, hallarás diversos tours para certificar una emocionante experiencia de aventura salvaje. La mayoría de estos tours salen de la ciudad de San Cristóbal de las Casas y hacen su primer descanso en el Centro Turístico Las Guacamayas, situado en la Reserva Natural de la Biosfera Montes Azules.

El centro fue establecido con el propósito de preservar a la Guacamaya Roja, un bonito género de aves, de gran importancia en las culturas prehispánicas y al presente en peligro de extinción. El lugar tiene las comodidades necesarias para una satisfactoria estadía, conteniendo cabañas, restaurante, atajos naturales y mucho más.

Para emprender el recorrido, solo tienes que dejar el equipaje en la cabaña e ir hacia el Río Lacanctun, donde podrás lanzarte en sus placenteras aguas mientras consideras la vasta variedad de flora y fauna, que complementarán un estupendo día.

Tras dormitar en Las Guacamayas, a la mañana siguiente saldrás hacia Las Nubes, admirando las cascadas desde los atajos naturales y apreciando atractivas vistas desde el puente colgante y el mirador. Para finalizar el recorrido y para los más aventureros se dejan varios tipos de deportes extremos, que serán la cereza del pastel antes de regresar a San Cristóbal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here