Si tienes planeado viajar a Japón, en cuanto bajes del avión verás una cultura que estimula los sentidos dondequiera que vayas. Japón tiene la peculiaridad de reunir en una misma área una cultura milenaria y tradicional y, a la vez, brindar una visión futurista y artística sin igual, saturada de luces, colores y tecnología.

Pero, aun así, hay lugares en el país del sol naciente donde aún hay ocasión para sorprenderte, y es que, si preguntas sobre un parque de diversiones en Tokio, saltará un nombre que se repetirá y te dejará sin respiro: Odaiba.

Si hay algo que tienen los japoneses es que pueden crear casi todo aquello que se proponen, y es así como surgió Odaiba, una isla artificial cuyo significado, «daiba», es fuerte.

No obstante, llamar parque de diversiones a Odaiba se queda corto, porque más bien es un distrito de ocio donde tendrás todo tipo de expectativas de entretenimiento, y mucho más.

Viaje futurista: Tokyo y Monte Fuji al fondo

Antes de llegar a la isla, unida por el Rainbow Bridge, un moderno tren sin conductor te llevará hasta la isla sobre unas vías suspendidas en el aire, pareciera que estás en una película de ciencia ficción. Pronto advertirás uno de los símbolos de la isla, un enorme observatorio que brinda unas vistas únicas de Tokio.

Sin embargo, ésta es solo una muestra del diseño arquitectónico de Odaiba, ya que tendrás la ocasión de ver edificios de museos, centros comerciales y campos deportivos de lo más innovadores.

El robot gigante

Sin duda, algo que jamás esperarás hallar en un centro comercial es un robot que casi consigue los 20 metros. Si eres entendido de la serie de animación Gundam, te sonará familiar. En cualquier caso, es de las cosas más fantásticas que verás en Tokio, y más aún si tienes la oportunidad de verlo en movilidad.


Como todo en Japón es excepcional, y sucede igual con sus museos. Como no podía ser de otro modo, si te gusta el universo del motor, en el espacio Mega Web hallarás desde mitos de la historia automovilística hasta los modelos más avanzados.

Pero, sin duda, El MORI es uno de las mayores propagandas. Si quieres ver un museo digital que esparce tus sentidos hasta límites que no conocías, ésta es tu área, un portento de luces y tecnología.

Si deseas poder visitar la estatua de la libertad, admirar el atardecer en una playa artificial o hallar la que fue la noria más grande del planeta en un centro comercial, entonces, tu lugar es el parque temático de Odaiba. Un lugar de Tokio que capta toda la esencia de Japón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here