30.2 C
Miami
martes, mayo 28, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    7 playas mexicanas poco conocidas para disfrutar, una con miles de flamencos

    Las ciudades playeras, modernas, eclécticas y de gran belleza natural son el pan de cada día en México. Las impresionantes playas y los relajados pueblos que las acompañan son lo que puso al país en el mapa turístico hace muchas lunas. A lo largo de los años, viajeros de todo el mundo se han dado cuenta y han acudido en masa a destinos como Cancún, Puerto Vallarta y Los Cabos, y con razón.

    Estos lugares cuentan con los mejores complejos turísticos, infraestructuras de primera categoría, restaurantes, actividades y un montón de cosas que hacer. Pero con tanta oferta también llegan las multitudes, el tráfico y los precios más altos.

    Por suerte, para los viajeros a los que les gusta salirse un poco de los circuitos habituales y descubrir territorios menos explorados, México tiene cientos de pueblos de playa que descubrir a lo largo de sus muchas, muchas costas.

    Desde el Mar de Cortés hasta el Pacífico, pasando por el Golfo de México y el Mar Caribe, a México nunca le faltarán pueblos de playa. Así que si lo que busca es un trozo de arena virgen y una hamaca para usted solo, aquí tiene algunos de los mejores pueblos playeros de México.

    1. Zipolite, Oaxaca

    Mientras los cruceros llegan a Huatulco y los surfistas dominan el oleoducto mexicano en Puerto Escondido, una burbuja bohemia crece rápidamente en Zipolite. Desaliñado y sin pulir -con chiringuitos descalzos, una cadena de restaurantes de arena y una floreciente escena LGBTQ+-, este diminuto pueblo playero oaxaqueño está situado a medio camino entre las dos ciudades más conocidas de la Costa Oaxaqueña.

    La belleza de Zipolite no solo radica en su esplendor natural, con acantilados rocosos que rodean una larga franja de playa de arena dorada, sino también en su espíritu libre. Atrayendo a los extravagantes, los creativos, los vagabundos perpetuos y los nudistas ocasionales, Zipolite es un hermoso tapiz frente al mar de las almas más eclécticas.

    Cómo llegar: Vuela a Huatulco (HUX) o Puerto Escondido (PXM). Alquile un automóvil y conduzca usted mismo, o contrate un taxi. Está aproximadamente a una hora de cualquiera de los dos aeropuertos.

    2. Loreto, Baja California Sur

    Enclavado entre las tranquilas aguas del Mar de Cortés y la imponente Sierra de La Laguna, Loreto es un tranquilo destino de playa que ha logrado mantenerse al margen del turismo. No es de extrañar, ya que la pequeña ciudad cuenta con un aeropuerto que acepta vuelos directos desde Los Ángeles, Phoenix y Dallas.

    Pero a quienes conocen Loreto les encanta que haya conservado su ambiente de pueblo pesquero. El Mar de Cortés, un paraíso para los amantes del submarinismo, está repleto de atractivos visuales, mientras que playas como La Dársena, Ensenada Blanca y La Picazón son perfectas para nadar.

    Las islas de la costa son ideales para excursiones de un día, y las calles arenosas del centro están repletas de restaurantes al aire libre y pequeñas boutiques. Sugerencia: Alquile un automóvil y recorra la costa a lo largo de Bahía Concepción para descubrir playas vírgenes de arena blanca, cantinas escondidas y vistas épicas de la montaña y el mar.

    Cómo llegar: Vuela directamente a Loreto (LTO).

    3. Mahahual, Quintana Roo

    Puede que Tulum fuera antaño la escapada rodeada de palmeras de los bohemios descalzos que viajaban a la costa caribeña de México. Esos días ya pasaron, pero no todo está perdido para los viajeros que aún buscan ese ambiente. Siga hacia el sur por la Costa Maya y se encontrará con la arena blanca y esponjosa de Mahahual.

    Lejos de los focos que iluminan Cancún, Playa del Carmen, Tulum y, ahora, incluso Bacalar, Mahahual es lo más al sur que se puede llegar en la costa de Quintana Roo antes de empezar a adentrarse en las aguas de Belice.

    Mahahual es solo una franja de costa salpicada de chiringuitos, restaurantes al aire libre y algunas casas de huéspedes y hoteles modestos. Los visitantes vienen por las tranquilas y transparentes aguas turquesas y la energía fuera de la red.

    No hay que olvidar que aquí hay un pequeño puerto de cruceros y que los barcos hacen escala periódicamente durante la semana, pero normalmente sólo permanecen unas horas. Una vez que parten, todo se ralentiza en Mahahual.

    Cómo llegar: Vuele a Cancún (CUN) y conduzca cuatro horas, o tome el autobús ADO hasta Mahahual. También se puede volar a Chetumal (CTM) y conducir dos horas hasta Mahahual. El flamante aeropuerto de Tulum (TQO) también acepta vuelos internacionales y está a menos de tres horas de Mahahual.

    4. Celestún, Yucatán

    La paleta de colores de Celestún es de lo más tropical: Imagínese la arena blanqueada por el sol, el agua turquesa color joya, el verde brillante de la selva y los toques de rosa de los miles (sí, miles) de flamencos que llaman hogar a este escondite costero.

    Celestún se encuentra en la costa norte del estado de Yucatán, a unos 30 minutos en automóvil de su capital, Mérida. Aunque Celestún está lo bastante cerca de la cosmopolita ciudad como para ir en Uber, en realidad está a un mundo de distancia.

    Poco más que una polvorienta carretera frente a la playa y un puñado de marisquerías con palapa, Celestún es el lugar al que acuden los viajeros para descalzarse y zambullirse tranquilamente en el Golfo de México.

    La otra razón por la que la gente viene a Celestún son, por supuesto, los flamencos, que pintan de rosa las aguas azul verdoso de la cercana Reserva de la Biosfera Ría Celestún. Súbase a una excursión local directamente desde la orilla y adéntrese en la reserva para explorar el hábitat del humedal, repleto de cocodrilos, ocelotes y un número abrumador de flamencos.

    Cómo llegar: Vuele a Mérida (MID). Tome un Uber, taxi o autobús ADO hasta Celestún.

    5. San Pancho, Nayarit

    Para aquellos de nosotros que pasamos mucho tiempo en Puerto Vallarta, hemos mantenido la boca cerrada sobre San Pancho. El somnoliento pueblo hermano de la cercana Sayulita, San Pancho, es donde los que saben van y han ido desde que Sayulita se ha llenado de gente.

    La mayoría de la gente le dirá que San Pancho (cuyo nombre completo es San Francisco) es como era Sayulita hace 15 o 20 años. En estos días, es más como era Sayulita hace 5 o 10 años, pero incluso eso es una diferencia dramática. Esto significa más locales y surfistas que turistas, y un ambiente más tranquilo y relajado. La playa en San Pancho es posiblemente mejor que en Sayulita también.

    Las cosas están cambiando en San Pancho, especialmente cuando los viajeros que están cansados del tráfico peatonal en Sayulita se aventuran más lejos. Pero por ahora, San Pancho sigue disfrutando de su energía.

    Cómo llegar: Vuela a Puerto Vallarta (PVR). Conduce, toma un Uber o un taxi, o un autobús a San Pancho.

    6. Barra de Navidad, Jalisco

    A cuatro horas al sur de Puerto Vallarta, Barra de Navidad ha sido durante mucho tiempo uno de los lugares favoritos para escaparse a la playa. Mientras que Puerto Vallarta se ha vuelto demasiado caro o abarrotado en los últimos años, Barra de Navidad, abreviado «Barra» por los lugareños, conserva su encanto de pueblo pequeño.

    Barra es una de las últimas paradas en la Costalegre, el tramo de costa entre Puerto Vallarta y Jalisco. Este litoral, en gran parte protegido, es conocido por sus olas, playas vírgenes y selva salvaje. La lejanía de la Costalegre, y de Barra por extensión, es lo que la hace tan especial y la ha mantenido relativamente tranquila a lo largo de los años.

    Barra es uno de los pueblos más grandes de la cadena de pequeñas aldeas que salpican la costa. A menudo se la asocia con su vecina, San Patricio (también conocida como Melaque), otra localidad conocida por su amplia franja de playas vírgenes, sus hermosas puestas de sol y sus restaurantes frente al mar.

    Barra es un poco más bulliciosa y cuenta con más residentes e instalaciones que Melaque, pero ambas son alternativas muy apreciadas a los destinos de playa urbanizados del norte.

    Vale la pena señalar que los hoteles en Barra y Melaque son limitados, pero se pueden encontrar preciosos Airbnbs o alquileres vacacionales. El nuevo Four Seasons Resort Tamarindo está a unos 30 minutos.

    Cómo llegar: Vuela a Puerto Vallarta (PVR) y conduce o toma el autobús. También puede volar a Manzanillo (ZLO), a una hora de distancia.

    7. Mulegé, Baja California Sur

    Subiendo por la costa de Baja California, alrededor de Bahía Concepción, los viajeros pasarán inevitablemente por Mulegé. Envuelto en una espesa selva con altísimas palmeras, este pueblo ribereño ha desarrollado un culto entre los viajeros de Baja California por su lejanía y belleza natural.

    Mulegé, a orillas del río Santa Rosalía, es uno de los lugares más verdes de México: Imagínese arboledas de esponjosas palmeras y espesos manglares que bordean ambos extremos del río. El río Santa Rosalía desemboca en el Mar de Cortés, cuyas cristalinas aguas verdeazuladas están bordeadas de sedosa arena blanca.

    Es un destino popular para acampar en la playa, practicar deportes acuáticos, esnórquel y submarinismo. Pero cuidado: debido a su posición en este estrecho río, Mulegé puede verse azotado por tormentas, lo que suele ocurrir en la temporada de lluvias (septiembre y octubre).

    Los hoteles de Mulegé son modestos, y la mayoría de los viajeros llegan en caravana o de camino a otro lugar. Sin embargo, el Hotel Serenidad es uno de los favoritos de los viajeros, por su ubicación accesible a pie, su piscina y sus margaritas de primera.

    Cómo llegar: El aeropuerto más cercano a Mulegé es Loreto (LTO). El trayecto de Loreto a Mulegé dura menos de dos horas y se necesita automóvil.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.