29.2 C
Miami
sábado, junio 22, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    ¿Cómo sobrevivir a un ataque de tiburón o, mejor aún, evitarlo por completo?

    Lo primero es lo primero: A pesar de algunas historias de supervivencia realmente aterradoras, es muy poco probable que te enfrentes a un tiburón en un futuro próximo. Pero los tiburones atacan de vez en cuando a los humanos y son noticia cuando lo hacen.

    El Archivo Internacional de Ataques de Tiburón del Museo de Historia Natural de Florida sólo encontró 57 mordeduras de tiburón no provocadas confirmadas a personas y 32 mordeduras provocadas confirmadas en el 2022 en todo el mundo.

    Piénsalo un momento: la población mundial supera los 8.000 millones de personas. Muchas de ellas viven cerca de la costa o pasan sus vacaciones en ella. Y sólo se registraron 89 mordeduras. Sus posibilidades de ahogarse son mucho, mucho mayores.

    En el 2022, Estados Unidos lideró el número de ataques no provocados con 41; Florida registró el mayor total estatal con 16. Dicho esto, puedes tomar medidas para aumentar tus posibilidades de supervivencia durante un ataque altamente improbable, según los expertos en tiburones entrevistados.

    Antes de meterte en el agua, conoce tu entorno

    Los tiburones son criaturas de agua salada. El océano es su hogar; nosotros somos los visitantes.

    «Si vas al océano, tienes que asumir que podrías encontrarte con un tiburón, independientemente de cuándo o dónde sea», afirma Neil Hammerschlag, director del Programa de Investigación y Conservación de Tiburones de la Escuela Rosenstiel de la Universidad de Miami.

    «Afortunadamente, los humanos no están en el menú, y también afortunadamente, los tiburones tienden a evitar a las personas».

    Aun así, hay lugares en los que es más probable encontrarse con un tiburón.

    Las desembocaduras de los ríos no son el mejor lugar para nadar.

    Deberías evitar los estuarios, afirma Richard Peirce, autor, experto en tiburones y ex presidente de la Shark Trust y la Shark Conservation Society, con sede en el Reino Unido.

    Sus aguas, a menudo turbias, son las favoritas de los tiburones toro, los más propensos a atacar a los humanos, junto con los tiburones blancos y los tigres.

    «Muchos ataques se producen en las desembocaduras de los ríos, donde hay sedimentos y otros materiales en suspensión: gente que lava la ropa, gente que se lava», explica Peirce.

    Hammerschlag señaló otra zona en la que es más probable un encuentro: los canales más profundos entre la orilla y los bancos de arena más alejados.

    Evita las zonas de pesca

    Antes de lanzarte al mar, echa un vistazo al horizonte: ¿Qué ves? Si ves barcos de pesca, Peirce dice «olvídalo».

    «Tanto si la actividad pesquera es comercial como recreativa, a menudo se estará desechando material, y los peces muertos no deseados, las partes de pescado y la acción de destripar el pescado están poniendo carnaza en el agua e invitando a llamar la atención de los tiburones», afirma.

    Antes de adentrarte en el agua, presta atención a la actividad inusual de los peces, como un grupo de peces pequeños y medianos saltando fuera del agua, explica Hammerschlag. Es una posible señal de que hay un tiburón cerca.

    También aconsejó no nadar a menos de unos 50 metros de donde alguien esté pescando desde la orilla.

    Evite el atardecer y el amanecer

    Nadar a primera hora de la mañana o a última de la noche puede ser encantador, pero también es el momento en que es más probable que se produzca un ataque de tiburón.

    «Muchos ataques de tiburón son casos de confusión de identidad», dice Peirce, «debido a la menor visibilidad y capacidad de identificación por parte del tiburón».

    Sal con los socorristas

    Chris Lowe, profesor de biología marina y director del Laboratorio de Tiburones de la Universidad Estatal de California en Long Beach, aconseja «hacer los deberes» antes de adentrarse en aguas desconocidas. Infórmate un poco sobre las especies que puedes encontrar en distintos lugares.

    Si tiene alguna duda, pregunte a un socorrista local. «Siempre recomiendo a la gente que vaya a playas vigiladas. Es mucho más seguro», afirma.

    No lleves objetos brillantes en el agua

    «Ten cuidado con las joyas, con cualquier cosa que brille porque los tiburones siempre están buscando peces». dijo Lowe. En aguas turbias, un tiburón puede pensar que ese destello es señal de una comida. «Y no querrás que tu mano o tu pie se confundan con eso».

    Sigue tus instintos

    «Probablemente, lo más importante es seguir tu instinto», afirma Hammerschlag. «Si sientes recelo al meterte en el agua… simplemente no te metas».

    «Mucha gente a la que han mordido dice haber tenido una sensación extraña antes, como si una voz interior les dijera que salieran del agua y no le hicieran caso», explica.

    Si hay un tiburón cerca

    Que no cunda el pánico

    Un tiburón te está rodeando. Lo peor que puedes hacer ahora es dejarte llevar por el pánico.

    «No empieces a chapotear: sólo conseguirás excitar, incitar y fomentar el interés del tiburón», dice Peirce.

    Los humanos, los simios, los perros y los gatos tenemos patas y manos. Si queremos explorar algo, lo cogemos, lo tocamos, lo palpamos y nos lo llevamos a la nariz.

    «Un tiburón no tiene patas ni manos, así que si quiere explorar algo, la única forma que tiene de hacerlo es llevándoselo a la boca», explica Peirce.

    «Por eso a menudo se producen mordeduras exploratorias que no provocan la muerte y a veces ni siquiera lesiones graves. Si vas nadando y chapoteando, casi estás invitando al tiburón a que venga a darte un mordisco exploratorio o de ataque».

    Mantener el contacto visual

    Mientras el tiburón nada a tu alrededor, gira la cabeza e intenta mantener el contacto visual.

    «Los tiburones son depredadores de emboscada», explica Peirce. «Si estás girando y de frente todo el tiempo mientras te rodea, no va a ser ni la mitad de cómodo que si es capaz de acercarse sigilosamente por detrás».

    Hammerschlag está de acuerdo, y dice que debes posicionar tu cuerpo hacia el tiburón para que sepa que lo ves y que lo estás siguiendo. A continuación, retrocede lentamente hacia tu salida a un barco o a la orilla.

    Si practicas surf, sigue al tiburón con la tabla, dice Lowe. «Haz que el tiburón sepa que está siendo observado».

    Seguir siendo grande o hacerse pequeño

    Aquí es donde la cosa se complica. Si un tiburón está claramente en modo de ataque, tienes que hacerte lo más grande posible en el agua, según Peirce.

    «Cuanto más grande seas en el agua, más te respetarán», afirma. Pero si el tiburón parece estar simplemente de paso, el consejo de Peirce es hacerse un ovillo.

    «Si un tiburón te ve como un competidor por su fuente de alimento, esa puede ser una de las razones por las que te ataque», explicó.

    «Si yo no quisiera que un gran tiburón blanco me viera como un competidor -y si no estuviera mostrando un gran interés por mí-, me haría un ovillo para que mostrara aún menos interés por mí».

    Si te atacan, No te hagas el muerto

    No es un oso, es un tiburón. Si te encuentras en un encuentro agresivo, dale caña: pega puñetazos, patadas y pincha en los puntos sensibles, pero ten cuidado con dónde apuntas.

    «Se habla mucho de golpear a un tiburón en la nariz. Está bien, pero recuerda que justo debajo de la nariz hay una boca», dice Peirce.

    «Se trata de un objeto en movimiento en el agua y tú tampoco te vas a quedar quieto, así que lo que no quieres es acabar dando un puñetazo efectivo en la boca o en cualquier lugar cercano a ella».

    Un buen golpe en las branquias también puede funcionar: «Las branquias son muy sensibles; darle un golpe en las branquias a un tiburón no es mala idea».

    ¿Llevas algo encima? Si es así, conviértelo en un arma.

    «Si eres un buceador con una cámara subacuática, úsala; si practicas snorkel, arráncate el tubo y úsalo para pinchar al tiburón», dice Peirce.

    «Me han atacado muchos tiburones, y me ha bastado con usar un shark billy -una pequeña varilla de metal de entre medio metro y medio metro de largo- y darles un pequeño codazo en la nariz».

    Es una buena idea nadar con otras personas, dice Lowe. Así no sólo disminuyen las probabilidades de ataque, sino que tienes a alguien que te ayuda a llegar a una embarcación o a la orilla si te muerden.

    Cortar los ángulos

    Si eres buceador y te encuentras con problemas, intenta colocarte en una posición en la que el tiburón no pueda situarse detrás de ti, dice Peirce.

    «Mantente de espaldas a algo como un arrecife de coral. Entonces sólo tienes una dirección en la que mirar. Estás protegido por detrás, por ejemplo, y eso te permite mantener al tiburón a la vista delante de ti y tal vez nadar hacia la cima del arrecife lentamente hasta donde está tu barco».

    Retroceder lentamente

    Desplaza la menor cantidad de agua posible. Intenta no agitarte ni chapotear mientras nadas gradualmente hacia atrás, hacia la orilla.

    «Debes intentar mantener al animal a la vista y muy lenta y suavemente intentar nadar hacia atrás y entrar en aguas poco profundas. De nuevo, hay que tener cuidado: los tiburones grandes pueden atacar a muy poca profundidad».

    Hacer lo anterior puede ayudar hasta cierto punto, pero Peirce dice que la probabilidad de escapar sin lesiones cuando un gran tiburón ataca es escasa.

    «Si un tiburón blanco está en plena fase de ataque, no hay mucho que puedas hacer en ese momento», afirma.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.