30.2 C
Miami
martes, mayo 28, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    Las 8 mejores ‘cuisines’ del mundo

    La cocina es mucho más que solo comida: es una expresión de la cultura, la historia y la identidad de un lugar. Desde las exquisitas especias de la India hasta los sabores reconfortantes de la cocina italiana, el mundo está repleto de ‘cuisines’ que deleitan los sentidos y ofrecen una experiencia gastronómica única.

    En esta lista, exploraremos las 8 mejores ‘cuisines’ del mundo, destacando platos icónicos, ingredientes auténticos y tradiciones culinarias que han conquistado el paladar de los viajeros y amantes de la comida en todo el mundo.

    ¡Prepárate para un festín para tus sentidos mientras te sumerges en la diversidad culinaria de nuestro planeta!

    1. Italia

    La comida italiana ha cautivado las papilas gustativas de todo el mundo durante siglos, con sus sabrosas salsas de tomate, esas cosas tan ingeniosas que hacen con la harina de trigo y postres que son básicamente vehículos para la nata.

    TDesde los risottos con queso hasta las crujientes carnes fritas, la cocina italiana es un compendio de platos reconfortantes para todos. Mucha gente la ha acogido en sus casas, sobre todo los cocineros novatos. Ahí reside la verdadera genialidad: la comida italiana se ha convertido en la comida de todos.

    2. China

    El pueblo que se saluda con un «¿Ya has comido?» es posiblemente el más obsesionado con la comida del mundo. La comida ha sido una forma de evasión para los chinos a lo largo de su tumultuosa historia.

    El espíritu emprendedor chino y su aprecio por las sutilezas de la frugalidad dan como resultado una de las tribus de comensales más valientes del mundo. Pero los chinos no se limitan a cocinar y vender cualquier cosa, también hacen que sepa muy bien.

    China es el lugar al que hay que ir para que la comida choque una docena de veces al día. «¿Se puede comer eso?» se convertirá en el estribillo diario del intrépido viajero gastronómico.

    Las cocinas regionales chinas son tan variadas que cuesta creer que sean de la misma nación. No es una cultura gastronómica que se pueda resumir fácilmente, salvo para decir que siempre querrá repetir.

    3. Francia

    Si usted es una de esas personas a las que no les gusta comer porque «la vida es algo más que comida», visite París. Es una ciudad famosa por sus cascarrabias, pero todos creen en la importancia de la buena comida. Las pausas de dos horas para almorzar comidas de tres platos son de rigor.
    Vacaciones enteras de dos semanas se centran en explorar combinaciones de vinos y quesos por todo el país. La cocina sencilla sorprenderá a quienes consideren a los franceses los snobs de la gastronomía mundial; al fin y al cabo, es la cuna de la Guía Michelin.
    Platos franceses como el cassoulet, el pot au feu y el steak frites son reveladores cuando se degustan en los bistrós adecuados.

     

    4. España

    Viva España, ese país cuya cultura gastronómica hedonista todos deseamos secretamente que fuera la nuestra. Tanto ir de bares y comer tapas, las cenas a las 9 de la noche, los interminables desafíos de porrones… es una cultura basada en la comida, en torno a ella y, a veces, incluso dentro de ella.

    La cocina española se elabora con la misma pasión desenfrenada que se encuentra en el baile flamenco. La gente picotea a lo largo del día con intervalos de grandes comidas. De los frutos del Mediterráneo a los despojos de los Pirineos, de las notas de azafrán y comino de los moriscos a los demenciales experimentos moleculares de Ferrán Adriá, la comida española es atemporal pero vanguardista.

    5. Japón

    Los japoneses aplican a su comida la misma precisión que a su ingeniería. Este es el lugar que engendró a los tiránicos maestros del sushi y a los matones del ramen que hacen temblar a su personal y a sus clientes con la mirada.

    Con la comida japonesa, puede degustar un suntuoso menú kaiseki de varios platos que presenta las estaciones en un despliegue de poesía visual y culinaria. O sentarse en una cinta de sushi giratoria para darse un festín en solitario. O elegir algo aleatorio y desconocido en su léxico gastronómico de las estanterías refrigeradas de una tienda de comestibles. Es imposible comer mal en Japón.

    6. India

    Cuando una cocina utiliza especias en tal abundancia que la carne y las verduras parecen algo secundario, se sabe que se trata de cocineros entregados al sabor.

    En la cocina india, no hay reglas para el uso de las especias, siempre que el resultado sea delicioso. La misma especia puede añadir sabor a platos salados y dulces, o a veces puede comerse sola. Por ejemplo, las semillas de hinojo se toman al final de las comidas como digestivo para refrescar el aliento.

    Y cualquier país que consiga que la comida vegetariana sepa siempre bien, merece sin duda algún tipo de premio Nobel. Las variedades regionales son enormes. Está el marisco de Goa, el wazwan de Cachemira y la riqueza del coco de Kerala.

    7. Grecia

    Viajar y comer en Grecia es como salir en una revista de moda, pero sin Photoshop. Al igual que los mares azules y los edificios blancos, las aceitunas kalamata, el queso feta, las coloridas ensaladas y las carnes asadas son todos perfectos de postal por defecto.

    ¿El secreto de la comida griega? El aceite de oliva. Regalo de los dioses, el aceite de oliva es sin duda el mayor producto de exportación de Grecia, y ha influido en la forma de concebir la alimentación y la salud nutricional en todo el mundo.

    Comer en Grecia es también consumir historia. Un bocado de dolma o un sorbo de sopa de lentejas dan una pequeña muestra de la vida en la antigua Grecia, cuando se inventaron.

    8. Tailandia

    La comida callejera es una atracción tailandesa. La combinación de tantas hierbas y especias en cada plato produce sabores complejos que, de alguna manera, se unen como música de orquesta. Los tailandeses combinan lo picante, lo ácido, lo salado, lo dulce, lo chicloso, lo crujiente y lo resbaladizo en un solo plato.
    Con influencias de China, Malasia, Indonesia, Myanmar y una tradición culinaria real, la cocina tailandesa es lo mejor de muchos mundos. Pero lo mejor de comer comida tailandesa en Tailandia es su hospitalidad. Sol, playa, servicio con una sonrisa y una bolsa de plástico llena de som tam: así es la buena vida.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.