25.2 C
Miami
sábado, junio 15, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    Los 5 hoteles más lujosos de las Maldivas

    Las Maldivas, un paraíso en el Océano Índico, es sinónimo de lujo y belleza natural. Este archipiélago de islas idílicas ofrece algunas de las experiencias hoteleras más exclusivas y espectaculares del mundo.

    Desde villas sobre el agua con vistas panorámicas hasta servicios personalizados que redefinen el concepto de hospitalidad, los hoteles de lujo en las Maldivas son destinos en sí mismos.

    Si estás buscando una escapada que combine comodidad, elegancia y paisajes de ensueño, aquí te presentamos los 5 hoteles más lujosos de las Maldivas. ¡Prepárate para descubrir el verdadero significado del lujo!

    1. One&Only Reethi Rah

    Es un atrevimiento llamarse One&Only, pero éste es el original e inimitable hotel de lujo de las Maldivas. Abrió sus puertas en el 2005 y, desde entonces, ha puesto el listón muy alto entre los complejos de lujo del país.

    Se oyen murmullos por todas las islas sobre el servicio, el buen trato del personal y, por supuesto, sus huéspedes de alto nivel. Los caminos bordeados de palmeras animan a los adultos a ser niños grandes y pasear en bicicleta todo el día. Incluso la arena está perfectamente cuidada.

    El servicio es intachable, desde el mayordomo, que aparecerá con un cochecito en el momento en que lo necesite, hasta la bienvenida a la salida de un largo vuelo por el gestor del aeropuerto, Hussein, con el que casi merece la pena perderse el traslado en lancha rápida.

    Dado que muchos de los huéspedes son «repetidores», el personal tiene que seguir pensando de forma innovadora, ya sea construyendo un comedor en la copa de un árbol para la pareja que vuelve cada año por San Valentín o entregando un desayuno flotante en su piscina privada antes de despertarse. Las atemporales villas con techo de paja tienen interiores elegantes, pero es la zona exterior de cada una -con piscina privada, hamaca, cama de día e incluso su propia playa- la que se lleva la palma.

    Para una clientela tan exigente, los restaurantes también tienen que estar a la vanguardia: además de cenar entre las copas de los árboles en la ya mencionada (y sorprendentemente situada para la puesta de sol) casa del árbol, hay un excelente restaurante japonés (tan bueno que una familia de tiburones pasa por allí cada noche para intentar entrar en acción), platos de Oriente Medio servidos en mesas sobre la arena en Fanditha y un restaurante a base de plantas en un hermoso jardín, donde incluso el carnívoro más comprometido no pedirá a gritos un filete.

    En el spa, el estado de felicidad continúa mucho después de terminar el tratamiento gracias al jardín en el que relajarse después, que baja hasta el mar y un pabellón de yoga. Cuenta con un salón de manicura Bastien Gonzalez, menú Espa y una piscina Watsu, además de la maravillosa directora de spa australiana, que tiene una mano hábil con la Dyson Airwrap y puede con el pelo más húmedo.

    2. Joali

    Joali abrió sus puertas en el atolón Raa en el 2018, y tres años más tarde lo hizo su hermana, centrada en el bienestar. Las villas son aparentemente enormes (por fuera son modestas casitas con techo de paja, pero por dentro los techos son kilométricos y la planta interminable), con una decoración femenina de detalles en oro rosa, sofás en tonos pastel y ventiladores de techo que parecen pétalos.

    El hotel es una obra de amor de su propietaria, que también contribuye a empoderar a las mujeres locales con iniciativas como el apoyo a las mujeres tecnólogas mediante donaciones para enseñar codificación a escolares y la invitación a un grupo de artistas, chefs y profesionales del bienestar para que residan en la isla.

    En las Maldivas hay mucha propaganda ecológica, pero Joali se cuenta entre los resorts más sostenibles del país, con un proyecto de restauración de arrecifes, apoyo regular a las comunidades locales y productos ecológicos cultivados en el huerto del chef. Como muchas otras islas, colabora con el proyecto Olive Ridley para rescatar tortugas marinas dañadas por redes de pesca desechadas.

    La isla tiene una barra de arena natural que se alarga aún más cuando baja la marea, lo que la hace aún más perfecta para celebrar bodas y noches de cine. Entre los restaurantes se encuentran el japonés Saoke, decorado con madera tallada y viejas botellas de vino, y suspendido sobre el agua; Tuh’u, hogar de sabores de Oriente Medio y Levante en homenaje a la herencia turca del propietario; y Bellinis, que sirve una pasta que haría las delicias hasta del italiano más nostálgico.

    3. Patina Maldives

    Este hotel de las recién creadas islas Fari es más cosmopolita que la mayoría de los complejos de las Maldivas: tiene puerto deportivo y forma parte de un archipiélago que incluye otras dos marcas hoteleras. Hay un Ritz-Carlton a pocos minutos en lancha rápida y pronto abrirá un Capella, con lo que el total de establecimientos de comida y bebida asciende a más de 20, con una lanzadera que va y viene entre los tres.

    En Patina, los huéspedes pueden elegir entre restaurantes como el de base vegetal Roots, el excelente sushi y otros platos asiáticos en Wok Society, y los clásicos griegos y mediterráneos en la playa en Helios. También está el Fari Beach Club, donde el menú ha sido creado por un chef con estrella Michelin y el ceviche es la opción de almuerzo perfecta para el calor tropical; un restaurante de fusión escandinava-japonesa con un antiguo chef de Noma al timón; un asador patagónico; y una sala de quesos y vinos, además de un par de camiones de comida, incluido uno que dispensa helados a diario.

    Las iniciativas ecológicas incluyen una planta embotelladora en la isla para las botellas de vidrio rellenables, un huerto que proporciona gran parte de los productos y productos de baño elaborados con algas lavadas en Margate por la marca británica Haeckels.

    Incluso el propio diseño es biofílico: el diseñador brasileño tuvo en cuenta el paisaje para crear armonía entre la naturaleza y la arquitectura moderna. Es especialmente evidente en el spa, donde las suites de tratamiento independientes están repartidas por los jardines y la zona de relajación cuenta con un estanque de nenúfares.

    Hay obras de arte por toda la isla, pero la más destacada es sin duda la enorme instalación de James Turrell, que los huéspedes pueden visitar a distintas horas del día para apreciar los cambios de luz.

    4. Soneva Jani

    Es probable que ya haya visto imágenes de los famosos toboganes de las villas acuáticas y las cristalinas lagunas de Soneva Jani en las cuentas de Instagram de las estrellas más famosas, desde Stanley Tucci a Gwyneth Paltrow, pero el atractivo de esta paradisíaca isla va mucho más allá de su reputación como la escapada definitiva de los famosos.

    La primera es su enorme escala; a diferencia de otras islas maldivas, cuyo tamaño puede ser limitado, las 54 villas sobre el agua del complejo se dividen en dos «capítulos» construidos en cada extremo de un extenso atolón privado de 150 acres.

    Este vasto espacio ofrece el lujo de una privacidad y un aislamiento absolutos; cada villa independiente cuenta con su propia cocina y sala de estar, además de unas vistas incomparables de las espectaculares puestas de sol desde el balcón del piso superior. Por la noche, con sólo pulsar un botón, se puede recoger el techo y tumbarse a contemplar las estrellas desde la cama.

    Todos los caprichos pueden ser atendidos por un mayordomo privado, que aparece en cuanto se le avisa, y hay una bicicleta eléctrica delante de su puerta lista para llevarle por los senderos de arena si decide aventurarse a explorar la isla. Y hay mucho que descubrir, con 12 restaurantes basados en los deliciosos productos de la isla, desde enormes cangrejos y sushi fresco (que se disfruta mejor tumbado frente a la pantalla de cine al aire libre que flota en el borde de la laguna), hasta ensaladas y zumos ecológicos, e incluso un bar de helados caseros.

    Pero el verdadero atractivo es Soneva Soul, el concepto de spa que lleva el bienestar a un nuevo nivel. Los tratamientos ayurvédicos tradicionales, el yoga y la meditación se combinan con la tecnología más avanzada, como los goteos de vitaminas intravenosas, la crioterapia de refuerzo inmunológico, la autohemoterapia e incluso una cámara de oxígeno hiperbárico, para que los huéspedes puedan reservar un rejuvenecimiento completo de cuerpo, mente y alma.

    5. Gili Lankanfushi

    Si su idea de unas vacaciones de lujo en las Maldivas se parece más a la isla desierta de Robinson Crusoe, Gili Lankanfushi es su paraíso lejano. El hotel, que cumple 10 años este año, ha tomado su inspiración literaria al pie de la letra, con mayordomos llamados Mr. Friday en honor al leal ayudante del protagonista. También mantiene viva la temática del siglo XVIII con una visión de la vida isleña «sin noticias, sin zapatos».

    Las villas sobre el agua son rústicas en el mejor sentido posible, y algunas de las habitaciones evitan las típicas pasarelas maldivas; en su lugar, están a la deriva en el agua y sólo se puede acceder a ellas en barco, con una cubierta desde la que los huéspedes pueden remar y una hamaca colgada para nadar.

    En el Gili Garden se sirve una cena a base de plantas, y los huéspedes pueden optar por un enfoque más sibarita de su estancia con un tratamiento de spa «sip and soak» aprobado por un sommelier. Otras actividades incluyen aprender a surfear en algunas de las mejores olas de las Maldivas; también podrá adoptar un coral después de aprender todo sobre su restauración y rehabilitación.

    La Reserva Privada, de 1.700 metros cuadrados, es la villa sobre el agua más grande del mundo, y este palacio flotante incluye spa, gimnasio, cine al aire libre, cuatro dormitorios, piscina infinita y un tobogán que lleva directamente al Océano Índico.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.