29.2 C
Miami
jueves, julio 18, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    Muscle Cars: 10 autos potentes que nunca debieron cancelarse

    Hoy en día, la mayoría de los fabricantes de autos se empeñan en añadir cada vez más funciones y opciones de autonomía. No todo el mundo quiere que un ordenador controle todos los aspectos de su vida, especialmente la conducción de sus vehículos.

    Algunos echan de menos los buenos tiempos del cambio manual y tener que mirar por encima del hombro para ver si vas a chocar contra algo. Manuales, pesados, ruidosos y orgullosos, estos son 10 autos que muchos quieren que se vuelvan a fabricar.

    1. Oldsmobile 4-4-2

    Primero, hay que decir cada número por separado, es decir, cuatro-cuatro-dos, se debe a que el 4-4-2 original tiene un carburador de cuatro barriles, una transmisión de cuatro velocidades (muchos automóviles de la época solo tenían tres velocidades) y escape doble.

    El 4-4-2 era un auto con clase que simplemente ofrecía mucha potencia. De hecho, el rendimiento del 4-4-2 fue lo suficientemente bueno como para ser seleccionado como automóvil de referencia para las 500 Millas de Indianápolis del 1970.

    Lamentablemente, Oldsmobile ya no existe, por lo que es probable que no volvamos a ver un Oldsmobile 4-4-2.

    2. Austin-Healey 3000

    El Austin-Healy 3000 es uno de los automóviles más bonitos jamás fabricados, con sus hermosas curvas, su característica parrilla y su estilo elegante. Y, lo que es mejor, ese aspecto impecable va acompañado de un gran rendimiento.

    El Austin-Healy 3000 fue un habitual de los circuitos de carreras en la década del 1960 y se defendió bien. British Motor Corporation puso fin a su producción en el 1967 y en el 1972 Austin-Healy cerró por completo, por lo que es probable que no veamos ningún 3000 en el futuro.

    3. Plymouth Duster del 1973

    Una de las cosas más bonitas de los ‘muscle cars’ es su accesibilidad general. Aunque mucha gente opte por un Lamborghini, la mayoría nunca podrá permitírselo. El Plymouth Duster, en cambio, era un auto muy asequible que mucha gente podía comprar.

    Aunque compacto, el Duster era lo suficientemente espacioso como para resultar práctico. Algunas variantes del Duster podían alcanzar los 100 km/h en menos de 6 segundos, así que las prestaciones también estaban ahí.

    Hoy en día, la rica historia del Duster y su buen aspecto lo convierten en un auto de coleccionista muy popular.

    4. Furgoneta Holden HJ Sandman del 1975

    La Furgoneta Holden HJ se fabricó entre octubre del 1974 y julio del 1976. El HJ fue el primero de los tres cambios en la forma del HQ, tuvo un frente cuadrado con indicadores envolventes delanteros y traseros.

    Se hizo muy popular entre los Street Machiners en Australia en los años 70, a los surfistas también les encantó. Los fabricantes de autos locales decidieron sacar provecho de esta moda. Las decoraron con colores brillantes, rayas y calcomanías. Los interiores, los motores y las ruedas se tomaron prestados de sus hermanos los muscle cars.

    5. AMC Rebel Machine del 1970

    El AMC Rebel era un auto de gran volumen destinado a satisfacer muchas necesidades. Con el AMC Rebel Machine, la American Motor Corporation hizo un llamamiento directo a quienes buscaban algo con estilo y marcadamente americano.

    Podías elegir la combinación de colores que quisieras, siempre que fuera el icónico rojo, blanco y azul americano. El AMC Rebel era sorprendentemente patriótico para ser, bueno, un rebelde.

    Hoy en día, el icónico Rebel Machine es un objeto de coleccionista de moda y, dado que AMC ha sido relegada al basurero de la historia, es probable que no veamos versiones modernas de este automóvil.

    6. Ford Falcon XR GT del 1967

    Australia ha tenido una gran variedad de Ford únicos a lo largo de los años. El Ford Falcon XR GT del 1967 es uno de esos autos. Basado en la versión americana del Falcon, el XR GT se adaptó a las duras condiciones de Australia y se equipó con un potente motor V8 capaz de desarrollar más de 200 caballos de fuerza.

    Siendo un automóvil relativamente pequeño, ese gran motor garantizaba que el Ford Falcon XR GT pudiera ponerse en marcha. Su estilo sencillo hace del Ford Falcon XR GT un automóvil atractivo a día de hoy.

    7. AC Shelby Cobra

    El Shelby Cobra del 1965 es uno de los autos más emblemáticos de todos los tiempos. También se encuentran entre los más valiosos, con modelos originales que alcanzan fácilmente las siete cifras en las subastas.

    De vez en cuando se pueden encontrar nuevos Shelby Cobra. Hace unos años, se fabricaron 50 Cobras para celebrar el aniversario del automóvil. También se pueden encontrar modelos en kit. Aunque los kits son bonitos, tampoco son auténticos.

    Esperemos que Shelby construya nuevos Cobras en el futuro.

    8. Toyota 2000GT

    Cuando uno piensa en «Yamaha», probablemente no piensa en autos. Sin embargo, el Toyota 2000GT fue en realidad un acuerdo de edición limitada entre las dos famosas marcas japonesas.

    El Toyota 2000GT era muy difícil de conseguir y muchos afirman que es el primer automóvil japonés realmente coleccionable y también el primer superauto japonés. Esto significa que el 2000GT se ganó un lugar muy singular en la historia.

    Hoy en día, un 2000GT puede alcanzar las siete cifras en una subasta. En los años 60, se le comparaba con Porches y otros autos de renombre.

    9. Ford Capri Perana del 1971

    Cuando se piensa en autos potentes, Sudáfrica no es probablemente el primer país que viene a la mente. Sin embargo, la empresa sudafricana Basil Green Motors ha fabricado a lo largo de los años numerosos automóviles potentes.

    El Ford Capri Perana del 1971 es una de las mejores versiones de la empresa. El Capri Perana era básicamente una mezcla del Ford Falcon australiano y el Mustang estadounidense, y utilizaba el motor de este último automóvil.

    Construido específicamente para la competición, el Ford Capri Perana podía competir con casi cualquier auto de la época.

    10. Plymouth Road Runner del 1969

    En sus últimos años, Plymouth se ganó la reputación de vender Dodge de marca y autos más adecuados para hacer mandados. Es una lástima, porque Plymouth fue una de las mejores empresas en la construcción de ‘muscle cars’.

    Y el Road Runner del 1969 fue uno de los mejores autos que Plymouth fabricó jamás. Equipado con enormes motores 440 o a veces 426 hemis, el Road Runner era un automóvil rápido. Plymouth incluso pagó por usar el nombre del Correcaminos, basado en los dibujos animados de Wiley E. Coyote.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.