29 C
Miami
domingo, julio 14, 2024
spot_img
More

    Ultimos Posts

    ¿Por qué San Bartolomé es una de las islas caribeñas más favoritas del mundo?

    San Bartolomé es escala de cruceros y puerto favorito de yates privados y alquiler de veleros. El gran aeropuerto comercial más cercano está en San Martín, pero San Bartolomé cuenta con un pequeño aeropuerto conocido por sus aterrizajes espeluznantes. También hay servicios frecuentes de ferry entre las dos islas.

    La popularidad de San Bartolomé radica en sus más de 22 playas vírgenes, que desempeñan un papel fundamental en el hecho de que esta escapada caribeña sea tan adorada por famosos y visitantes de todo el mundo.

    Los turistas acuden en masa a San Bartolomé, sobre todo en invierno, para ser recibidos por la encantadora capital de tejados rojos de Gustavia, llamada así cuando la isla estuvo brevemente bajo dominio sueco.

    Hay muchas opciones en San Bartolomé, desde aventuras submarinas a deportes acuáticos, buena comida, compras y una excelente vida nocturna. Como la isla es tan pequeña, se puede disfrutar de todas ellas.

    1. Playas interminables

    San Bartolomé es una isla volcánica completamente rodeada de arrecifes poco profundos. Está separada de San Martín por el canal de San Bartolomé, con varios islotes más pequeños diseminados. La isla cuenta con 25 playas públicas (hay algunas privadas), y según su ubicación, divididas en playas de sotavento y de barlovento.

    Con arenas blancas y aguas turquesas, hay literalmente una playa para cada gusto, incluso una nudista. Las de sotavento están más protegidas y son mejores para nadar y más seguras para los niños, mientras que las de barlovento son populares entre los windsurfistas.

    A barlovento, está la tranquila playa de Lorient y la amplísima y arenosa playa de Anse des Flamands. Le Petit Anse es muy segura y popular entre los lugareños, que también llevan a sus hijos.

    A sotavento se encuentran Anse de Colombier, sólo accesible en barco, y Anse de Grande Saline, que es una playa nudista. La playa de las Conchas o Anse de Grand Galet se llama así por la enorme cantidad de conchas marinas esparcidas por la arena. Camina con cuidado; puedes cortarte fácilmente los pies.

    En el extremo norte de la isla hay dos lagunas: Anse de Margot y Grand Cul-de-Sac. En el lado sur de la isla, Anse du Gouverneur es una playa pequeña pero pintoresca a la que es fácil acceder desde el aparcamiento. Sin embargo, esta belleza virgen no tiene sombra ni está cerca de restaurantes o tiendas, por lo que es posible que tenga que llevar una sombrilla y su propia comida y bebida.

    2. La emoción de llegar en avión

    Por supuesto, puedes llegar a St. Barts en ferry o yate privado de una forma mucho más tranquila, pero llegar en avión es una emoción que nunca pasa de moda.

    El aeropuerto St. Jean de San Bartolomé tiene una de las pistas más cortas del mundo: sólo 650 metros. Miras por la ventanilla del pequeño avión de hélice, la playa de St. Jean abajo acercándose a toda velocidad, apenas rozando a los impertérritos bañistas.

    3. Fácil de navegar

    St Barts es una isla pequeña, con una superficie total de sólo 9,26 millas cuadradas. No hay transporte público, así que la gente se desplaza en scooter, bicicleta, alquilando un auto o a pie. Se puede rodear la isla en coche en media hora. Hay algunos taxis, pero son escasos y muy caros.

    También es fácil orientarse en la capital, Gustavia. Está construida en forma de U alrededor del puerto y las calles están trazadas en cuadrícula. También hay varias posibilidades para pasear en barco.

    4. Gustavia: Tres culturas codo con codo

    Gustavia, la capital de la isla más chic del Caribe, es un crisol de estilo francés, arquitectura nórdica y el estilo de vida caribeño del calipso y la salsa. El Fuerte Gustave, que domina el puerto, fue construido en 1787 por los suecos para proteger la isla. En realidad son tres fuertes, pero no queda mucho, salvo algunos cañones.

    Sin embargo, merece la pena subir por las fabulosas vistas del puerto, los densos bosques de palmeras y los característicos tejados rojos de la ciudad. Incluso hay un pequeño museo en la isla, en una bonita casa pintada de blanco, que documenta su pasado sueco.

    La pequeña ciudad libre de impuestos cuenta con no menos de 200 tiendas, muchas de ellas boutiques de diseñadores de alta gama de origen francés, que es donde entra en juego la cultura francesa.

    Los artesanos locales también están representados en algunas galerías que exponen no sólo cuadros, sino también joyas y accesorios. Se puede experimentar más de la cultura local tomando una copa o una comida sencilla en Le Select, que dice ser el bar más antiguo de la isla y lleva más de 70 años funcionando.

    5. Colorida vida marina

    Lo más divertido para muchos es observar la colorida flora y fauna submarina de St. Barts haciendo una excursión en el barco con fondo de cristal llamado Yellow Submarine. Está pintado de amarillo, sale de Gustavia y puedes sentarte en la cubierta y mirar por la borda o bajar por un túnel y mirar por las ventanas o por el fondo lo que pasa nadando. Incluso hay un pecio colonizado por todo tipo de criaturas marinas.

    También hay una vasta reserva natural destinada a proteger los arrecifes de coral y las especies submarinas en el norte de la isla, que es fabulosa para visitar y explorar haciendo snorkel. Y, por último, se puede pasar un día de lujo recorriendo la isla en un espléndido catamarán.

    6. Más villas privadas que hoteles monstruosos

    Muchas islas del Caribe han perdido gran parte de su encanto por la construcción de enormes complejos hoteleros y resorts. No es el caso de San Bartolomé. Hay unos 25 hoteles, muchos con 15 habitaciones o menos.

    Uno de los más prestigiosos, caros y mejores hoteles de St. Barts, el Hotel Le Toiny, sólo tiene 12 habitaciones o, mejor dicho, suites. Lo que le falta en tamaño lo compensa con creces en calidad y exclusividad, con un restaurante gourmet y un club de playa.

    Por otro lado, donde encuentran alojamiento los muy ricos que vienen a St. Barts (aparte de sus propios yates) es en villas privadas. En St. Barts hay unas 400 en alquiler, todas con piscina propia, en una de las muchas playas o cerca de ellas.

    En cuanto a la comida, piense en pescado y el marisco más fresco, cocina criolla y francesa, aunque también hay algún que otro restaurante de sushi y pizzerías.

    Por supuesto, los locales de ocio nocturno son otra buena oportunidad. Dos de las zonas más conocidas con música en directo son Nikki Beach y Le Plage, donde se anima mucho. Sin embargo, conocido más allá de St. Barts, y que atrae a visitantes sólo para ver los escandalosos espectáculos y cabarets, es Le Ti.

    De temática adulta y con reminiscencias del Cirque du Soleil, hay que intentar conseguir un asiento en primera fila para ver de cerca a los artistas. Incluso puede ir entre bastidores y elegir su propio traje y tocado.

    Latest Posts

    TE PUEDE INTERESAR

    Mantente en contacto

    Para estar actualizado con las últimas noticias y anuncios especiales.